FORBIDDEN STARS

Partida para 3 jugadores. Orcos, Ultramarines y Eldars. 

Introducción

Es verdad que no hace mucho que ya jugamos al Forbidden Stars de Edge, pero ésta iba a ser nuestra segunda partida y por consiguiente  se trataba evidentemente de disfrutar el gran juego que es y afianzar reglas y conceptos que en la primera partida costaron algún que otro quebradero de cabeza, sobretodo en lo que se refiere al apartado del movimiento. Dos cosas antes de empezar el informe de batalla: La primera es que las reglas para tres jugadores indican que debe jugarse con Caos en lugar de Eldars, pero aún no habíamos probado los “delgaduchos” visionarios y después de darles una ojeada, no parecía que su uso pudiera alterar la mecánica de una partida para 3 jugadores, así que tiramos por el derecho y nos decidimos a jugar con Orcos, Ultramarines y Eldars. En cuanto a la segunda, me gustaría comentaros lo que a mi entender, representa un pequeño “bug” en las reglas de despliegue y creación del mapa de juego para 3 jugadores. Según el reglamento, cada jugador reparte al resto de jugadores dos objetivos propios por lo que cada jugador tendrá 4 objetivos de los otros jugadores a colocar por el mapa. A la vez, cada jugador debe colocar 3 sistemas. Cada uno de estos sistemas, puede albergar 2 objetivos. Las reglas de creación del mapa dicen que cada vez que un jugador coloca un sistema, debe colocar 2 objetivos diferentes en ese sistema, por lo que las matemáticas nos dicen que en el último sistema que coloquemos, ya no tendremos objetivos a colocar. Total de objetivos, 12. Total de sistemas, 9. A dos objetivos por sistema, necesitaríamos 18 objetivos para que estuviera todo el mapa repleto como sí ocurre cuando se juega a 4 jugadores (en el que se colocan 12 sistemas en total). Esto que parece una chorrada, influye bastante en la partida ya que a la hora de crear el mapa, lo más lógico sería colocar tus fuerzas y complejo industrial iniciales en el último sistema, el cual estará totalmente libre de objetivos enemigos y por lo tanto, un sistema muy poco sensible a ser atacado. Y está claro que el juego no pretende esto, y si lo pretende, lo convierte algo menos emocionante. Este “bug” podría solucionarse colocando 3 objetivos por jugador y ganando la partida quien obtenga 4 objetivos como si fuera una partida para 4 jugadores (en partidas para 3 jugadores hay que conseguir 3 objetivos), o elegir entre colocar 1 o 2 objetivos cuando se pone el sistema en lugar de 2 fijos como señalan las reglas. Bajo mi punto de vista creo que lo mejor sería la primera opción, pero sí queréis aportar vuestra opinión, podéis hacerlo en el apartado de comentarios abajo del post. Dicho esto (me he quedado a gusto…), ¡vayamos al lío!

Informe de Batalla

– “Sargento Corialus, hemos recibido una transmisión astropática de la flota expedicionaria de Ulixes Ithanos, quien ha descubierto una ruta estable por la disformidad hasta Cumulo Herakon. Las tormentas de disformidad que rodeaban esa region perdida han amainado y los mundos que creíamos consumidos están intactos y habitados”.

– “Perfecto. Nuestros cruceros de asalto ya están de camino hacia la ruta del capitán Ulixes. Por orden del emperador, los sistemas habitados deben jurar obediencia al imperio del hombre. Debe purgarse toda amenaza de traidores o alienígenas y garantizar la seguridad de los mundos leales. Todos los mundos han de ser sometidos”.

Mientras tanto, en el Mundo Astronave Iyanden…

-Comandante Iyanna Arienal, estas son las transmisiones interceptadas al Capítulo de Ultramarines a no más de dos años luz de distancia respecto nuestra posición.

-Más temprano de lo esperado. Da la orden de que se preparen los Guerreros de la Senda y los Guardianes Espectrales para un inminente contacto en Nicea. Eldrad Ulthan augura no solo la presencia de humanos, también de grandes destacamentos de Orkos…Todos sabemos lo que implica toparse con Orkos. No se puede razonar con los Orkos. No se les puede aplacar con diplomacia o negaciones. Solo la maldición del destino sabe porque nos ha traído hasta aquí, a la ignota extensión del espacio que los humanos llaman el Cumulo Herakon…Quizá sea el momento de recuperar lo que estas y otras razas impías un día nos arrebataron.

img_6023

Orkos y Ultramarines, amigos solo para la foto.

El primer contacto violento entre Orkos y Ultramarines no tardó en producirse. Mientras que los humanos establecían sus complejos industriales en Euraci y enviaban destacamentos de exploradores y marines espaciales en Rayarla en busca de los huesos de Santa Sarissa (considerada una reliquia imperial de gran valor), los Orkos se expandían por la galaxia con otras finalidades. Sus objetivos, aparte de colonizar planetas con grandes extensiones de terreno con el único fin de organizar “karreraz de kamionez”, incluían por encima de todo pelearse con los humanos o cualquier raza que encontraran.

Pero en las mentes de los visionarios Eldars los objetivos de establecerse en aquella galaxia, no estaban del todo claros. Es como si estuvieran dentro de una casa enorme desconocida en la que tenían que encontrar la salida caminando a oscuras por los pasillos y las habitaciones evitando no lastimarse por la nula visibilidad.  Puede que las abundantes tormentas de disformidad que se producían en los sistemas que controlaban fueran las causantes de bloquear las mentes de los visionarios y dificultar sus rutas espaciales…O puede que eso solo fuera una excusa, pero incluso los portales telaraña que utilizaban para transportarse parecían funcionar de forma errática y demasiado aleatoria.

img_6022

“Mirad lo que tenemos aquí”

Mientras tanto, el combate entre los Ultramarines y los Orkos ya no solo se producía en formato escaramuza si no que rápidamente se transformó en guerra abierta y constante. Aunque claro, estamos hablando de marines espaciales y Orkos, no cabe esperar otra cosa. En uno de estos despiadados combates para el control del planeta Esmirna, un destacamento importante de Ultramarines formado por marines espaciales y landraiders, encontraba la tan ansiada reliquia del imperio tras derrotar a una aposentada y desprovista hueste de Orkos.  “¡Ezto no quedará azí!!” parecieron clamar al unisono los mandos del ejército Orko, puesto que casi de forma simultánea se hacían con el control de Nicea tras provocar la retirada del batallón humano hundido moralmente por las bajas sufridas en combate.

img_6027

“¡Eh, ezoz Marinez quieren piñoz!”

 

En Eycium nació la primera ciudad Eldar, construida con el objetivo de aportar grandes mejoras tecnológicas una vez constituidos los principales centros de I+D. El levantamiento de la ciudad y la propia estructura organizada de los Eldars hicieron disipar las mentes de sus misteriosos visionarios y los objetivos por los que explorar y luchar en este peligroso sistema, parecían dibujarse claramente en el horizonte. Sus exploradores y flotas de fragatas tipo Jaguar empezaron a peinar la galaxia en busca del Mundo Virgen, lugar que se creía ocultaba un conjunto de poderosos artefactos utilizados por los ancestros Eldar antes de la Caída. Pero llegaban malas noticias de Aguacero. Un batallón de exploradores era completamente aniquilado por un destacamento de Land Raiders cuyas intenciones finales eran las de arrasar con Escinthia, el planeta vecino también bajo control Eldar. Se iniciaba así una nueva era: la de la Guerra a gran escala.

img_6028

En realidad la presencia de las tormentas de disformidad entre sistemas, representan una eficiente forma de paz entre las razas.

Pero todo el mundo sabe o debería saber que cuando reina la guerra, la devastación y la destrucción generalizadas, quienes mejor se adaptan a esta situación son los Orkos. Y con esto queda casi todo dicho. Todos los intentos de los Eldar por desplegarse por la galaxia con el fin de alcanzar los objetivos que tanto habían costado de definir a sus maestros visionarios, quedaban en nada debido a la fuerte presencia Orko y Ultramarines en los planetas colindantes. Y todos los intentos por parte del Capítulo de los Ultramarines de defender sus posiciones de los ataques Orkos, resultaron en vano. La gran WAAAAGH se abalanzaba implacable de forma simultánea contra varios planetas controlados por los humanos. El gran asalto pareció coger por sorpresa a los Ultramarines, y aunque su fortaleza moral y aptitudes militares son envidiables, esta vez no fueron suficientes y eran aplastados en épicos combates.

ork

“¡¡LA GALAXIA EZ NUEZTRA!!”

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s